Municipios mantienen diferentes medidas sobre reuniones y quema de monigotes para fin de año

0
585

Para este 31 de diciembre de 2021, los municipios del país han decidido acoger ciertas recomendaciones del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) con el fin de evitar aglomeraciones y contrarrestar la propagación del COVID-19 en Ecuador; sin embargo, no todas las medidas se aplicarán o vigilarán por igual.

La más reciente decisión del COE nacional, adoptada el 21 de diciembre, prohíbe la exhibición y quema de los años viejos en lugares públicos, pero permite la quema de monigotes siempre que se lo haga con el círculo familiar y no se generen aglomeraciones.

En el caso de Guayaquil, el Municipio no se allana a prohibir la venta de los tradicionales monigotes ni su quema, aunque recomienda a la ciudadanía mantener distancia y recuerda no hacerlo sobre aceras, calles asfaltadas o zonas regeneradas.

En Quito, el Municipio modifica el Festival de Años Viejos de la avenida Amazonas. Ya no habrá concentración en ese sector, sino que se hará un recorrido de monigotes en una plataforma móvil. El trayecto ya fue anunciado por el cabildo capitalino.

En los exteriores del estadio municipal de Cuenca se peatonalizará una parte de la avenida para que la gente camine y disfrute de una exhibición de monigotes. El evento está autorizado, pero con la advertencia de respetar el aforo solicitado, caso contrario será clausurado.

El evento se denomina I Circuito de Años Viejos y se desarrollará el 31 de diciembre en la avenida del estadio, entre Florencia Astudillo y Solano. Enrique Bermeo, director de EBS Gestores Culturales, explicó que no se trata de un concurso, sino de una exhibición que tiene como objetivo mantener las tradiciones y despedir con alegría el 2021.

Bermeo explicó que obtuvo el permiso el 9 de diciembre por lo que el evento se incluye en las nuevas regulaciones del COE. En su planificación consta que la gente ingresará en grupos limitados por un lado y saldrá por otro, esto para que no se crucen entre sí. La exhibición será entre las 10:00 y 15:00.

El intendente de Policía del Azuay, Andrés Vicuña, ratificó que este evento sí tiene el visto bueno, pero con la advertencia de que si no se respeta el aforo máximo de 250 visitantes al mismo tiempo, será suspendido inmediatamente.

Entre los participantes se encuentran el Instituto Tecnológico Superior Sudamericano, que presentará el tema La educación digital. Estudiantes y docentes trabajan en el montaje de cinco estructuras metálicas que representarán las cinco carreras que ofertan y en medio estará un robot de 3,5 metros de alto.

La directora municipal de Gestión de Riesgos, Tatiana Pineda, recordó que está prohibida la exhibición y quema de monigotes en la vía pública, por lo que el tradicional concurso organizado por Amistad Club y Unión de Periodistas del Azuay no se realizará. Hasta el año 2019 este evento se hacía en barrios de Cuenca que se tomaban calles, plazas y parques.

Lo que sí está permitido es la venta de monigotes en diferentes lugares de la ciudad distribuidos estratégicamente de norte a sur y de este a oeste. Los precios varían entre los $ 10 y $ 300, según su tamaño y complejidad.

Sin embargo, la funcionaria anticipó que en las próximas horas se ejecutarán operativos para controlar el buen uso del espacio público y la venta de juegos pirotécnicos.

En Ambato, mientras continúa la venta de monigotes en la tradicional avenida Rodrigo Pachano, el COE local dispuso la prohibición de la quema de los muñecos en espacios públicos, así como la realización de verbenas, eventos barriales y la utilización de juegos pirotécnicos.

Y decidió que hasta el 6 de enero el aforo máximo en los locales que realizan actividades comerciales será del 50 %, limitando los horarios de atención hasta las 23:00 de lunes a jueves, mientras que viernes y sábado será hasta las 00:00.

En Ambato sí se podrán quemar monigotes siempre que se lo haga dentro del círculo familiar, se aclaró.

En Babahoyo y Quevedo sí podrán quemar monigotes, pero no en espacios públicos.

Son decenas los artesanos de la parroquia Barreiro que todos los años exhiben sus monigotes con el fin de comercializarlos y ganar algunos dólares. Desde las 09:00 hasta las 19:00 los interesados pueden escoger sus años viejos favoritos que se venden desde los $ 5.

Brígida Rodríguez indica que este año los monigotes más vendidos son la muñeca de El juego del calamar, el Hombre Araña, Goku, figuras de las caricaturas animadas, de futbolistas ecuatorianos y políticos. “La venta está más o menos, todavía no despunta. Es por el precio, por eso hemos decidido no incrementar el valor”, dijo la mujer.

A pesar de las restricciones por parte del COE nacional sobre la prohibición de la quema de los monigotes, los artesanos manifiestan que los años viejos ya fueron confeccionados desde mayo y que no pueden guardar la mercadería.

En tanto que en Quevedo, entre las calles Décima y Ricaurte, por el lado del sector conocido popularmente como “La Olla”, desde tempranas horas los monigotes se exhiben a lo largo de esa calle, donde han sido ubicados de forma ordenada por parte de la Comisaría Municipal. Allí también se encuentran los comerciantes de pirotecnia.

“La venta va bien, hay que agradecer a las autoridades de control que nos han permitido hacer la feria de los monigotes este año. Así nos ganamos la vida, en esta actividad trabajamos toda la familia”, dijo el artesano Ramón Segura.

En estos dos cantones, al igual que los otros diez restantes de esta provincia, informaron que se acogen a las disposiciones del COE nacional, sobre todo la que indica que se podrá hacer la quema de los años viejos pero solo con presencia de personas que pertenezcan a su entorno familiar, ya que está prohibido la quema en espacios públicos, así como el consumo de bebidas alcohólicas.

En cuanto a los concursos de monigotes gigantes, este año el GAD de Babahoyo decidió no realizarlos para evitar aglomeraciones, recalcó el alcalde de esa ciudad, Carlos German.

El Municipio de Machala autorizó para que los artesanos vendan sus productos en la calle Arízaga, donde se pueden encontrar monigotes de la serie El juego del calamar que van desde $ 5 hasta $ 200.

“El muñeco (monigote) del Calamar se ha vendido rápido, estamos elaborando otros más para atender los pedidos, aunque las medidas del COE nacional han provocado disminución de las ventas”, dice Antonio Solano, artesano de la calle Arízaga.

La elaboración de los monigotes del Calamar puede tardar desde un día hasta una semana. “Trabajamos en familia y todos tenemos una responsabilidad, mis hijos colaboran desde conseguir el papel, ellos se han convertido en mi apoyo”, explica Freddy Morán, comerciante ubicado en las calles Arízaga y 9 de Mayo.

En Machala, la venta de monigotes empezó a finales del mes de noviembre y se incrementó durante estos últimos días de diciembre; “llevamos más de 40 años vendiendo los monigotes, se ha convertido en una tradición”, agregó otro comerciante.

El COE cantonal de Machala se encarga de regular la ocupación de la avenida, que el 31 de diciembre se convierte en peatonal para permitir el ingreso de las familias que buscan tomarse una fotografía con los monigotes gigantes y además comprar uno de ellos.

En Esmeraldas, el intendente de Policía, Paúl Cabrera, dijo que la venta y quema de los monigotes está autorizada, pero prohibida la pirotecnia.

Cartón, papel y madera son los materiales que utiliza la familia Vivero Caicedo para elaborar los monigotes en su domicilio en el centro de la ciudad.

Pese al fallecimiento de Lupo Vivero, gestor de la confección de monigotes desde hace una década, en la José Mejía y Pedro Vicente Maldonado, sector tradicional de la capital esmeraldeña, sus familiares lo continuarán haciendo.

Para este fin de año diseñan a la muñeca Younghee, de la serie El juego del calamar. Jeannine Benítez construyó los modelos con material reciclado en Quito, donde ella estudia.

Con la ayuda de sus sobrinos y primos, esperaban terminar con los acabados y presentarlos para la venta al público desde este martes.

“Son pocos los monigotes que construiremos en esta temporada por los costos de los materiales y eso que la mano de obra es de toda la familia”, comentó.

En este mismo sector ya se observaron otros tres puestos con caretas y muñecos de series infantiles y hasta del COVID-19. La vendedora Elena Sarabia dijo que ella los trae de Guayaquil. Los precios varían desde $ 25 hasta $ 50.

Igual manufacturación realizan Julio León y Damián Enríquez, desde hace unos seis años, en la entrada al barrio Valle Hermoso, sur de la ciudad.

Unos 800 muñecos confeccionaron junto con la familia, algunos bajo pedido.

La Alcaldía de Esmeraldas realizará el concurso de años viejos en el malecón de Las Palmas, este miércoles 29.

Fuente: El Universo