OMS pide a países miembros más ricos aportar 16 000 millones de dólares para acabar con la pandemia

0
388

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido a los países miembros aportar USD 16 000 millones para financiar el proyecto ‘Acelerador de Acceso a Herramientas COVID-19 (ACT-Accelerator)’ para proporcionar a los países de medianos y bajos ingresos pruebas, tratamientos, vacunas y equipos de protección personal para poner fin a la pandemia como una emergencia mundial en 2022.

Los líderes mundiales, indica la organización, lanzarán este miércoles 9 de febrero del 2022 una llamada a la acción en la que anunciarán esta medida, para cerrar las diferencias globales en el acceso a las herramientas para luchar contra el covid-19. El presupuesto total del proyecto es de USD 23 400 millones pero se prevé que la diferencia entre el presupuesto total y lo que aporten los países más ricos sea autofinanciado por los países medianos.

Por el momento, la OMS señala que se han administrado más de 4 700 millones de pruebas de covid-19 en todo el mundo desde el comienzo de la pandemia, sin embargo, solo se han administrado alrededor de 22 millones de pruebas en países de bajos ingresos, lo que representa solo el 0,4% del total mundial. Solo el 10% de las personas en países de bajos ingresos han recibido al menos una dosis de la vacuna.

“Esta situación de inequidad cuesta vidas de personas pero también daña la economía y corre el riesgo de que surjan variantes nuevas y más peligrosas que podrían despojar a las herramientas actuales de su eficacia y hacer retroceder incluso a las poblaciones altamente vacunadas durante muchos meses”, ha advertido la OMS.

Para evitar esto, el Grupo de Trabajo de Financiamiento y Movilización de Recursos del Consejo de Facilitación del Acelerador de ACT ha acordado un nuevo marco de financiamiento para ayudar a superar esto. El marco establece una guía sobre la ‘parte justa’ de financiamiento que los países más ricos deben contribuir a la respuesta global de ACT-Accelerator. Las ‘participaciones justas’ se calculan en función del tamaño de su economía nacional y de lo que ganarían con una recuperación más rápida de la economía y el comercio mundiales.

En este sentido, la OMS destaca que cerrar la brecha entre los países permitirá crear un fondo común de vacunas contra la pandemia de 600 millones de dosis, apoyar la participación de la comunidad y cubrir los costos auxiliares de las donaciones, lo que contribuye a los objetivos nacionales de vacunación de los países hacia el objetivo global de cobertura del 70% en todos los países a mediados de 2022.

Además, la compra de 700 millones de pruebas permitirá a los países dirigir las medidas de salud pública, ofrecer estrategias más eficaces de prueba y tratamiento y realizar un seguimiento de la evolución del virus, así como, procurar tratamientos para 120 millones de pacientes, proteger a los trabajadores sanitarios y apoyar nuevos ensayos clínicos de vacunas.

“La rápida propagación de Ómicron hace que sea aún más urgente garantizar que las pruebas, los tratamientos y las vacunas se distribuyan equitativamente en todo el mundo. Si los países de ingresos más altos pagan su parte justa de los costos de ACT-Accelerator, la asociación puede ayudar a los países de ingresos bajos y medianos a superar los bajos niveles de vacunación contra el covid-19″, ha asegurado el director general de la OMS, Tedros Adhanom.

Fuente: El Comercio