Pucará, cantón azuayo, declara la emergencia vial por daños que deja el invierno en sus carreteras

0
447

El invierno sigue provocando estragos en cantones azuayos. En las últimas horas, Pucará, localizado al suroccidente de la provincia, fue declarado en emergencia vial debido al deficiente estado de sus caminos internos, sumado al colapso asfáltico de la vía principal, la Minas-Tablón-Pucará.

Debido a estos percances, el alcalde y presidente cantonal del Comité de Operaciones de Emergencia (COE), Luis Yánez, informó que la emergencia vial será por los próximos 60 días, porque también pone en riesgo los servicios de agua potable y alcantarillado.

El punto más crítico de la carretera descrita es a la altura del kilómetro 23, conocido como Deuta, y por el hecho de estar cerrada totalmente, la única opción para los viajeros es usar la Tendales-San Rafael de Sharug-Pucará.

Germán Córdova, concejal de Pucará, comentó que con base en los análisis técnicos se identificó que el problema se originó por la presencia de una falla geológica, agudizada por la presencia de agua lluvia caída intensamente en las últimas semanas.

Frente a esto, el edil mencionó que una primera solución temporal es la construcción de una variante ubicada a unos 50 o 100 metros del lugar afectado, pero eso dependerá de algunos análisis previos que determinen su verdadera utilidad. Eso, según publicó el alcalde Luis Yánez, en su cuenta de Twitter, tomará tres días.

Pero Hugo Vásconez, director de Vialidad del Gobierno Provincial del Azuay, reconoció que esta vía es de su competencia y por la emergencia ha dispuesto la presencia de equipo caminero para limpiar la zona, pero la construcción de una variante es un tema por analizar, porque también existe la posibilidad de estabilizar el lugar, todo depende de estudios técnicos que podrían durar “unos días o semanas”.

Mientras tanto, el mayor temor de los habitantes es quedar aislados, pues el camino alterno no está en las mejores condiciones. Las autoridades calculan que el cierre total de la Minas-Tablón-Pucará afectará directamente a unas 500 familias, pero indirectamente al 90 % de la población que no está limitada para una atención médica oportuna o transportar sus productos agrícolas para la venta.

Por lo menos así lo considera Gerardo Zúñiga, dirigente de la Cooperativa de Transporte Santa Isabel, quien por su trabajo diario sabe que la vía San Rafael de Sharug “está mal, en un mínimo páramo se daña”.

Sobre estas preocupaciones, el director vial de la Prefectura respondió que atenderán las necesidades previa solicitud de cada Gobierno local, “por el momento no nos han solicitado, tengo tantos kilómetros”, aseveró.

Frente a la posición de las autoridades, los ciudadanos que dependen de esta vía, como Zúñiga, les pidieron que dejen de lado las banderas políticas en un año preelectoral y piensen más en el beneficio de la población.

Fuente: El Universo