Los exportadores piden ser incluidos en el diálogo con los indígenas

0
318

El sector exportador quiere ser parte de las mesas de diálogo que lleva adelante el Gobierno con los sectores indígenas, luego del paro de 18 días durante junio.

Felipe Ribadeneira, presidente de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), hizo este anuncio durante una evaluación sobre los efectos de la paralización en la producción y exportación de los rubros agrícola, agroindustrial, manufacturero, banano y otros.

Fedexpor ha puesto directamente a las autoridades su intención de participar en estas conversaciones, “pero hemos tenido largas”, dice Ribadeneira.

Cree que es importante que el sector productivo y exportador esté en las mesas de diálogo y se los incluya para discutir varios temas, como la negociación de los acuerdos comerciales. Comenta que se debe tener cuidado de que se establezcan mecanismos que impida la posibilidad de que el Ecuador negocie acuerdos comerciales. “Son necesarios para la competitividad de los mismos productos agrícolas, para llevar a nuevos destinos y mercados, con el fin de generar divisas y empleo”.

Ribadeneira confirma que se perdieron proveedores y clientes, porque no se pudo exportar en esos 18 días. Esta nueva reactivación no será igual a la que debieron hacer luego de octubre de 2019, tras el paro indígena.

Xavier Rosero, vicepresidente Ejecutivo de Fedexpor, complementa que las exportaciones no petroleras y no mineras crecieron en el primer quimestre a un ritmo superior al 26%, pero hay problemas que atraviesa el sector agrícola y agroindustrial para la reactivación. Cree que las próximas exportaciones no significarán una reactivación y recuperación, sino un estancamiento.

La apreciación del dólar frente a otras monedas es otra preocupación. Rosero explica que se ha llegado a tener una paridad inédita en 20 años con el euro en el mercado de la Unión Europea; es decir, 1 dólar tiene el mismo valor que 1 euro.

Los problemas logísticos y el proceso inflacionario de los alimentos son otros factores que impactarán al país.

Oscar Calahorrano, presidente Ejecutivo de Propalm, considera que el Ecuador tiene la oportunidad de ser una alternativa para la producción de alimentos para el mundo y aprovechar este período de precios altos.

En todos los sectores afectados por el paro tomará tiempo la recuperación. Uno de los más perjudicados fue el floricultor. Alejandro Martínez, presidente de Expoflores, explica que el periodo de recuperación de las fincas de cuatro semanas va a frenar las exportaciones. Algunas empresas han perdido contratos y a muchos les tomará cuatro años en volver a tenerlos. Los efectos de este paro y de la guerra de Rusia contra Ucrania representarán un decrecimiento negativo de 6% y 7%, comenta.

Por eso, Martínez coincide en que los productores y exportadores deben estar en las mesas de diálogo, para coincidir y generar oportunidades de crecimiento.

Fuente: El Comercio