‘Si no hacemos nada, esto se volverá tierra de nadie’, dice jefe policial ante el acelerado incremento de muertes violentas y robos en Esmeraldas

0
718

Robos, amenazas, extorsiones y violencia. Esas cuatro palabras son casi el diario vivir de los habitantes de la provincia de Esmeraldas, que se está convirtiendo en la que tiene más registros de muertes violentas en el país con una tasa del 63,03 % frente al 36,08 % de la Zona 8 (Guayaquil, Samborondón y Durán), según datos policiales.

Uno de los eventos más recientes y que alarmó a los habitantes de la ciudad de Esmeraldas fue una supuesta amenaza de Los Tiguerones, luego del sepelio de uno de sus líderes, identificado como Juan Carlos Orellana Morán, alias Rabito, quien fue abatido el pasado 16 de octubre.

Esto generó que los negocios del centro de esa ciudad cerraran ante el riesgo de un enfrentamiento entre bandas delictivas. Hólguer Cortez, comandante de la Zona 1 especial en Esmeraldas, indicó que apenas se conoció de esa eventualidad se monitoreó el velatorio y nunca hubo una balacera.

“Nosotros tratamos de neutralizar con una presencia muy amplia y estimular que los negocios abran”, dijo Cortez, quien agregó que solo el 30 % de los negocios volvió a abrir.

“Esta problemática merece la unidad de todos, porque nos debe preocupar a todos. Cada vez que capturamos a menores de edad nos debe preocupar el relevo generacional. Al final la solución es integral. Hay que tratar que los muchachos retornen a la escolarización y dar un tratamiento a las personas de la calle, que son bastantes”, mencionó Cortez a EL UNIVERSO.

En la provincia de Esmeraldas se registran 413 muertes violentas en lo que va del año y 818 robos. En cuanto a las extorsiones, no hay un dato exacto y aquí enfatiza Cortez que se debe a la falta de denuncias.

“No hay negocio lícito que resista el esquema de extorsión. Y se vuelve difícil porque la gente que accede a este esquema no denuncia y el temor que tienen es legítimo, pero estamos dando las alternativas como 1800 Delitos, tenemos unidades antisecuestro y extorsión, precautelamos la identidad de las denuncias para poder desarticular a estos grupos especiales”, sostiene el comandante.

El jefe policial también mencionó que se están realizando controles en los planteles educativos donde también se han generado supuestas amenazas del reclutamiento de jóvenes. De hecho, esta mañana en el cantón Quinindé, los padres de familia acudieron a varias instituciones a retirar a sus hijos ante el presunto reclutamiento y tiroteo.

Un ciudadano, que prefirió la reserva de su nombre, se alarmó porque su sobrina estudia en una de las instituciones y la menor estaba asustada. Contó que el personal del centro escolar se comunico -vía WhatsApp- con los representantes para que retiraran a los menores. Luego de esto, la policía acudió y descartó esas amenazas, pero las clases sí fueron suspendidas.

“Tengo entendido que hay estudiantes que pertenecen a bandas delictivas y que iban a enfrentarse entre diferentes bandas”, dijo el ciudadano, quien solo sale de su vivienda cuando es necesario.

Estas alarmas, de acuerdo con el ciudadano, se dieron en las unidades educativas Juan XXIII y Simón Plata Torres. Frente al último plantel, el domingo pasado fue asesinado a tiros el exlegislador Mario Efrén Moreira.

“Nos preocupa muchísimo y estamos reforzando nuestros esquemas, realzando los modelos de gestión policial”, señaló el comandante Cortez, quien añadió que tendrá una nueva dotación de personal policial.

“La solución no es policial sino integral, en la cual se vinculen las autoridades, sociedad y la policía. Estamos dando muestras claras de no renunciar a nuestro juramento de servicio y lo estamos demostrando, lastimosamente, con nuestros compañeros que caen. La Policía Nacional no se va a dejar amedrentar. Estoy convencido de que poco a poco logramos esa fórmula, no veo perdida esta batalla. Si nosotros nos rendimos o decimos ‘esto nos superó’, lo siguiente es un Estado fallido. Hago un llamado a la justicia. Si no lo hacemos, esto se volverá tierra de nadie”, expresó Cortez.

Fuente: El Universo