Fiscalía alcanza justicia en caso de femicidio con sentencia condenatoria de 34 años 

0
501

Cuenca, 20 de mayo de 2019.-Marlene, de 34 años, vivió en un ininterrumpido círculo de violencia, en el cual su esposo Luis Oswaldo Ch., de 40 años, la golpeaba constantemente como forma de control y desprecio por su condición de género, hasta que ocasionó su muerte. Por ello el Tribunal de Garantías Penales del Azuay lo sentenció a 34 años y 8 meses de privación de libertad, como autor de femicidio.

En la audiencia de juicio, desarrollada el 16 y 17 de mayo, los jueces del Tribunal de Garantías Penales del Azuay ordenaron que el sentenciado cancele USD 140.000 a los familiares de la víctima. Además, que los Ministerios de Inclusión Económica y Social, Educación y Salud garanticen la rehabilitación de los tres hijos de la pareja.

La investigación dirigida por la fiscal Paola Molina, estableció que el sentenciado cometió el último acto de violencia en contra de su pareja la madrugada del 17 de agosto del 2018, dentro del domicilio ubicado en las calles Nicanor Cobos y avenida General Escandón, de Cuenca. En este lugar, Luis Oswaldo Ch. apuñaló a Marlene, con un arma blanca, en la espalda, otra en el glúteo y dos en la pierna. Una de estas últimas puñaladas produjo el corte de la arteria femoral, lo que ocasionó su muerte.

Luego del hecho, el sentenciado huyó y fue detenido en delito flagrante a unos 500 metros de la vivienda, en el instante en el que se deshacía del cuchillo.

Durante la audiencia, la fiscal Viviana Cordero comprobó que la muerte de la víctima se produjo por su condición de género, con los testimonios de un médico legista, trabajadora social y psicólogo de la Fiscalía, quienes realizaron la pericia de necropsia psicológica, con la cual identificaron el círculo de violencia, factores de vulnerabilidad y la normalización de las agresiones.

Un perito del Servicio Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses realizó una pericia de contexto en el marco de trabajo social forense y determinó la existencia de relaciones de poder que subordinan y normalizan la violencia. Asimismo, fue presentado el testimonio de una psicóloga del Servicio de Atención Integral (SAI), de Pichincha, quien luego de realizar una revisión documental estableció que durante la vida y en el instante de la muerte de Marlene se identificó violencia de género basada en discriminación y odio.

También fueron presentados los testimonios de familiares de la víctima, vecinos, y agentes de policía, así como el informe de la autopsia y una pericia de ADN, que determinó que en la hoja del cuchillo y en prendas de vestir del sentenciado se encontró perfil genético de la víctima.

Dato:

El femicidio es sancionado en los artículos 141 y 142 del  Código Orgánico Integral Penal (COIP) con privación de libertad de 22 a 26 años. En este caso se aplicaron agravantes.

► Fiscalía