Nueve denuncias por abuso sexual se han presentado en contra de sacerdotes de la Diócesis de Santo Domingo durante los últimos siete años

0
300

Nueve denuncias fueron presentadas desde el 2015 hasta la fecha en la diócesis de la ciudad de Santo Domingo por abuso sexual en contra de sacerdotes que colaboraron en esa sede eclesiástica, así lo confirmó José Apolo, vocero de dicha jurisdicción, en una entrevista con medios locales.

Una mujer reiteró a medios de esa provincia que su hijo fue violado al menos dos veces por un sacerdote que colaboró en esa diócesis.

“Unos me dan la contra: que yo soy mentirosa, que el niño es mentiroso, que estamos molestando por plata”, expresó la mujer.

Cinco de las nueve denuncias puestas por abuso sexual en contra de niños y niñas fueron presentadas ante la Diócesis de Santo Domingo, y las cuatro restantes fueron puestas en las oficinas de la Fiscalía General del Estado.

Los resultados de las cinco denuncias presentadas ante la Diócesis fueron investigados por el tribunal de primera instancia de la Diócesis de Santo Domingo, que a su vez envió testimonios y evidencias a la Congregación para la Doctrina de la Fe, entidad que se encuentra en la Santa Sede, en el Vaticano.

Tras el análisis correspondiente, ese organismo de control eclesiástico dispuso como pena la dimisión del estado clerical en contra de los denunciados.

“Nosotros lo que hacemos es dimitirlos del estado clerical, es decir, que ellos ya no son sacerdotes, son laicos; no pueden celebrar nada, absolutamente nada. Y, entonces, ellos ya tendrán que buscar un trabajo, organizarse y funcionar como cualquier otra persona laica, y pueden casarse”, declaró Apolo a radio Macarena, de Santo Domingo.

El sacerdote señaló que la Iglesia no cubre los gastos procesales en los que son involucrados los curas señalados en estos delitos, incluso motivan a los padres de los perjudicados a que presenten las denuncias en Fiscalía, y de parte de la Iglesia ayudan a los afectados con psicólogos.

Mientras que, en las cuatro denuncias presentadas en Fiscalía, dos recibieron sentencias condenatorias y fueron encarcelados; dos más huyeron, pero uno en Colombia fue detenido por delito similar, y el restante se encuentra prófugo, e incluso consta en la lista de los más buscados de esta provincia por el delito de abuso sexual.

“El uno estaba en la cárcel de Santo Domingo, y le dieron una sentencia de nueve años de prisión; ese sacerdote hace un mes cumplió y salió libre. El otro sacerdote se encuentra cumpliendo prisión en la cárcel de Latacunga; y él esta cumpliendo once años de prisión. Y el tercer sacerdote está cumpliendo 21 años de prisión en Colombia”, declaró Apolo.

El sacerdote que está preso en el país del norte cometió un delito de abuso sexual mientras ejercía sus labores en Santo Domingo; tras ser denunciado, huyó a su natal Colombia, en donde también cometió un delito similar y fue sentenciado allá, dijo el vocero de la Diócesis.

Sobre el sacerdote prófugo, en agosto del 2018, Bertram Wick, obispo de la Diócesis de Santo Domingo, decidió la suspensión de sus actividades clericales, aunque sigue siendo sacerdote porque en ausencia la Iglesia no lo puede sancionar.

Fuente: El Comercio